Monday, October 09, 2006

2RICAR2(hablemos de lo que no nos gusta)

ARJONA. Con el lirismo de un Dylan epoca 'Subterranean Homesick Blues', este guatemalteco con barbita de tres dias y pelo engrasado, se constituye con su figura enfundada en saco de cuero largo Matrix, y la acostumbrada camiseta musculosa, como el 5to nochero, o la quintaesencia del macho latino. De pluma atrevida y sin limites , sus recursos son inagotables a la hora de encontrar metaforas ineditas(menstruacion=cigüeña suicida), elegantes retruecanos y double-entendre("tu reputacion son las seis primeras letras de esa palabra") desafios a los principios taxonomicos gramaticales(Jesus es verbo, no sustantivo) Ni hablar de trucos de produccion efectistas y hasta kistch (saxo=sexo) la actitud casi ofuscada de Arjona lo confirma como un personaje enigmatico hasta las heces (hiperbole mia), que, a pesar de las rimas faciles("tambien es mi primera vez/pondre el concierto de Aranjuez") encuentra el exito en una audiencia eminentemente femenina (lo de mente eminente es exageracion) que idealiza el sexo con su idolo en una fantasia propia de esta nueva clase media dominante, o grasada, a secas.
MONTANER. En cambio, es pura melosidad lirica, o el martirio de llorar el ser amado. Sin la concupiscencia adolescente de aquel, este Ricardo es capaz de convertir a todo el ejercito de Chavez en ositos de peluche, y a toda Caracas en una torta en tonos rosa pastel, tal es su encanto unisex. El impulso apolineo de Montaner es pura idealizacion del ser amado; opuesto al fervor dionisiaco de Arjona y su obsesion por aparecer desaliñado,Montaner no habla de la consumacion del deseo sin compromiso, y su vestimenta es sport y clara, como sus intenciones, de tonos sedosos y no apto para diabeticos.

1 comment:

(Andrea) said...

Vos viste como son las cosas... las mujeres mueren por esa mezcla entre melaza y grasa, algo asi como una manteca dulce que debe ser un asco.
Soy mujer y por mas que intento, NO PUEDO ENTENDER por qué mierda las mujeres prefieren escuchar las canciones de tipos que no hacen mas que denigrar al género (Sabina, I'm looking at you). Supongo que o las letras son demasiado sutiles a la media femenina (cosa que no, porque eventualmente eso sería respetable si se tomaran el trabajo de hacerlo) o bien a esta altura la misoginia está tan instalada en los parámetros de nuestra sociedad que ya no importa si está o bien o mal, siempre y cuando esté de moda.
El día que a Richard lo asalte un grupo comando con agua y jabon, se acabará su encanto.

Si queres, yo llevo el detergente.